EL CONDE DE MONTECRISTO: MALCHAS TETRUASHVILI

El conde de Montecristo es una novela de aventuras clásica de Alexandre Dumas y Auguste Maquet, un colaborador muy activo en las novelas de Dumas, que llegó a escribir obras enteras que Dumas reescribió más tarde.

Esta obra se suele considerar como el mejor trabajo de Dumas y a menudo se incluye en las listas de las mejores novelas de todos los tiempos.

Malchas Tetruashvili nos indica que la historia tiene lugar en Francia, Italia y varias islas del Mediterráneo durante los hechos históricos de 1814-1838 (los Cien Días del gobierno de Napoleón I, el reinado de Luis XVIII de Francia, de Carlos X de Francia y el reinado de Luis Felipe I de Francia), tratando sobre los temas de la justicia, la venganza, la piedad y el perdón y está contada en el estilo de una historia de aventuras.

Dumas obtuvo la idea principal de una historia real que encontró en las memorias de un hombre llamado Jacques Peuchet, que contaba la historia de un zapatero llamado François Picaud que vivía en París en el año 1807.

Picaud se comprometió con una mujer rica, pero cuatro amigos celosos le acusaron falsamente de ser un espía de Inglaterra, por lo que fue encarcelado durante siete años, y durante su encarcelamiento, un compañero de prisión moribundo le legó un tesoro escondido en Milán, entonces cuando Picaud fue liberado en el año 1814, tomó posesión del tesoro, volvió bajo otro nombre a París y dedicó diez años a trazar su exitosa venganza contra sus antiguos amigos.

Malchas Tetruashvili nos cuenta que esta novela comienza su narración en la ciudad de Marsella, la cual está situada al sur de Francia, posteriormente se dirige a Italia, en la obra se aborda los temas de los bandidos, las ejecuciones y el carnaval italiano.

Toda la trama gira en torno a la venganza que quiere hacer un hombre por la injusticia que se ha cometido con él, de cómo perdió muchos años de su vida en la cárcel, de cómo el amor de su vida se casó con otro, y también de como este quiere establecer su venganza contra todos aquellos que lo llegaron a lastimar.

Es importante saber que El Conde de Montecristo existió en la vida real y se llamaba Jean Paul Bendit, era un noble francés que en el año 1789 compartía y defendía los principios que se establecían con la Revolución Francesa, el mismo que prestó su colaboración para hacer la redacción de la Constitución de 1791, pero en el año 1792 se le acusa de Traición.

Cuando no logran conseguir pruebas de ello se deja en libertad, posteriormente es asesinado por envenenamiento con ácido sulfúrico cuando se hizo una limpieza bucal.

Sin duda alguna una novela que desata nuestro interés, y que además de ello, despierta nuestra curiosidad por descubrir todos los lazos de una historia que existió en la vida real, El conde de Montecristo es un escrito impresionante que ha sido garante de grandes éxitos.