Brexit: los estudiantes europeos en Reino Unido pagarán más a partir de septiembre de 2021


Los estudiantes de la Unión Europea que quieran estudiar en Gran Bretaña a partir del año académico 2021 tendrán que pagar tasas más altas debido al Brexit, según ha confirmado el Gobierno británico.

“Tras nuestra decisión de abandonar la UE, los ciudadanos de la UE, otros países del EEE [Espacio Económico Europeo] y los suizos ya no podrán optar a la cuota de residencia, (home fee), a la ayuda financiera para estudiantes de pregrado, posgrado y estudiantes avanzados de Student Finance England para los cursos que comiencen en el año académico 2021/22”, según dijo la ministra de Universidades Michelle Donelan en una declaración escrita remitida al Parlamento.

Hasta ahora, los estudiantes de la UE compartían el mismo estatus que sus homólogos británicos y, como tales, pagaban las mismas tasas. También podían acceder a préstamos del gobierno británico para pagar esas tasas.

Actualmente, los ciudadanos británicos y de la UE pagan tasas de hasta 9.250 libras (10.210 euros) al año por un título universitario.

Las tasas para los estudiantes internacionales varían entre 10.000 libras esterlinas (11.040 euros) y 38.000 libras esterlinas (41.945 euros) dependiendo de la universidad y el título.

En su declaración, Donelan dijo que los nacionales irlandeses están exentos del cambio, al igual que los nacionales de la UE, el EEE y Suiza que ya se encuentran en el Reino Unido o los que comienzan su educación universitaria en el año académico 2020/2021, debido a la protección que ofrece el Acuerdo de Retirada.

El Reino Unido salió oficialmente de la UE el 31 de enero pero entró en un período de transición hasta finales de diciembre durante el cual los derechos de los ciudadanos no cambian.

Nick Hillman, director del Instituto de Políticas de Educación Superior, describió la decisión del gobierno como “no muy sorprendente”.

Sin embargo, subrayó que “en el pasado, hemos demostrado que el aumento de las tasas y la falta de acceso a los préstamos estudiantiles podría suponer un descenso de alrededor del 60% en el número de estudiantes de la UE que vienen a estudiar al Reino Unido. Si eso sucede, nuestras universidades serán menos diversas y estarán menos abiertas a las influencias de otros países”.

Pero, continuó, “sería moral y legalmente difícil cobrar a los ciudadanos de la UE unas tasas más bajas que las que ya cobramos a las personas del resto del mundo una vez que Brexit haya entrado plenamente en vigor”.

“Además, la historia sugiere que la educación que se ofrece en nuestras universidades es algo por lo que la gente está dispuesta a pagar”, prosiguió, pidiendo al gobierno que, no obstante, “adopte normas sensatas de migración posteriores a Brexit”.

Universities UK, que representa a 137 instituciones de enseñanza superior de toda Gran Bretaña, dijo que “las universidades habrían preferido que la certeza de las disposiciones actuales para los estudiantes de la UE en Inglaterra se ampliara para los que comienzan los cursos en 2021/2022”.

“Los estudiantes extranjeros -de la UE y de otros países- deberían poder estudiar en el Reino Unido con barreras mínimas. Los estudiantes internacionales mejoran el entorno educativo de nuestras universidades, lo que beneficia a todos los estudiantes, y son parte integrante de nuestra sociedad y cultura”, añadió.