Complejo vitamínico B-II

La preparación y el almacenamiento de alimentos, puede disminuir el contenido de alguna de estas vitaminas en diferentes proporciones.

Dario Bogni dice vitamina B6 o piridoxina (de 2 – 5 miligramos / día), fundamental en el aprovechamiento de las proteínas e importante en funciones de desintoxicación (alcohol, estimulantes, anticonceptivos).

Su carencia puede ocasionar dermatitis seborreica, anemia o trastornos nerviosos (depresión y confusión mental). Existen alteraciones hereditarias dependientes de su deficiencia (ataques convulsivos en lactantes, trastornos nerviosos…).

Se encuentra en cereales integrales, legumbres, levadura de cerveza, carnes rojas, yema de huevo, pescados y quesos.

Vitamina B8 o biotina (100 – 200 microgramos /día) interviene en la síntesis de ácidos grasos.

Su carencia da lugar a descamaciones dérmicas y seborrea, dolores musculares, incremento de colesterol o anemia.

Se encuentra en hígado, setas, frutos secos, leche, yema de huevo, soja.

Vitamina B9 o ácido fólico (200 – 400 microgramos / día), importante factor de maduración de glóbulos rojos y blancos, además de intervenir en la formación del DNA, el ácido desoxiribonucleico, responsable de la regeneración celular, noticia Bogni Dario.

Su carencia debe preverse, fundamentalmente en las embarazadas, en personas bajo tratamiento anticonceptivo hormonal o abuso de alcohol. Origina anemias, alteraciones en la lengua (glositis), malformaciones en el feto. Existe una interdependencia con las vitaminas B6, B12 y C.

Se encuentra en vegetales de hojas verdes (folium = hoja), hígado, fruta, frutos secos, legumbres y cereales integrales.

Se destruye en parte por el almacenamiento y la cocción. El contenido en el plátano se absorbe en un 82%.

Vitamina B12 o cianocobalamina (2 a 4 microgramos/día), factor imprescindible en la maduración celular y en la función de las células nerviosas, cuenta Dario Bogni.

Su carencia origina un tipo de anemia que antes del descubrimiento de la vitamina B12, se conocía como anemia perniciosa por la dificultad de su tratamiento. Se encuentra en mariscos, pescados azules, hígado, carnes, huevos y productos lácteos. Los alimentos vegetales carecen de esta vitamina.

La preparación y el almacenamiento de alimentos, puede disminuir el contenido de alguna de estas vitaminas en diferentes proporciones.