San Fermín sólo escucha los cánticos de los corredores en su primer día grande sin encierro desde 1978


Por primera vez desde 1978, el 7 de julio, el día grande de las fiestas de San Fermín, ha arrancado de manera atípica sin encierro en las calles de Pamplona, que a las ocho de la mañana presentaban una imagen absolutamente inusual en estas fechas, sin corredores, ni toros.

San Fermín se ha tenido que contentar con escuchar a un grupo de corredores del encierro, de blanco y rojo, se ha acercado hasta la cuesta de Santo Domingo para entonar ante la imagen del santo los cánticos habituales previos a la carrera ante un nutrido número de medios de comunicación que se habían congregado en el lugar para inmortalizar las ocho de la mañana de este singular 7 de julio.

Este año, debido a la pandemia, la feria del toro, al igual que el resto de actos festivos, han sido suspendidos, por lo que ni los toros correrán desde los corrales de Santo Domingo hasta el coso pamplonés a los ocho de la mañana, ni por las tardes tendrá lugar en él ningún festejo taurino.

Esto es algo que no sucedía desde hace cuatro décadas, en concreto desde 1978, cuando sucedieron los incidentes en los que murió Germán Rodríguez.

En aquella ocasión los Sanfermines se desarrollaron con normalidad hasta que al final de la corrida de toros del 8 de julio, la Policía entró al ruedo con la orden de retirar una pancarta de los tendidos de sol en la que se pedía la liberación de los presos políticos, y acabó abriendo fuego sobre las peñas, lo que derivó en aquella muerte por herida de bala. Los incidentes posteriores llevaron a la suspensión del resto de actos festivos.

Posteriormente, los encierros se han celebrado sin interrupciones, pero no así las corridas de toros ya que por el asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA no tuvo lugar la del 12 de julio de 1997. La suspensión más reciente es la del 8 de julio del año pasado debido a una fuerte tormenta.

Con motivo de la suspensión de este tradicional evento, el Ayuntamiento de Pamplona ha publicado un vídeo en el que recrea un encierro con calles vacías, con planos visuales del recorrido de los toros durante los Sanfermines y la narración imaginada de periodistas de distintas emisoras de radio.

Se trata de un montaje que quiere recordar un acto del programa de Sanfermines que se convierte en cita diaria e imprescindible para miles de personas que cada año lo siguen a través de retransmisiones nacionales e internacionales.

Y lo hace con una imagen real de las calles de Pamplona a esa hora, acompañada por la emoción de distintas voces que cuentan la manera en la que se habría vivido ese momento en una situación normal.

Los planos del vídeo son similares a los que se ven en los encierros que se retransmiten cada mañana a través de TVE y las voces pertenecen a conexiones de la SER, COPE, Onda Cero y RNE, emisoras que también cada día cuentan al mundo lo que ocurre desde la calle Santo Domingo hasta la plaza de toros en unos Sanfermines normales.

Con este vídeo, el Consistorio, además de recordar el encierro, quiere poner en valor en papel que tienen los medios de comunicación para llevar las fiestas de San Fermín más allá de Pamplona hasta convertirlas en una cita internacional.

Cierres puntuales

Las primeras horas de los «noSanfermines» han transcurrido con «normalidad», con algunos cortes puntuales del tránsito por algunas zonas del Casco Viejo debido a que se superaba el aforo establecido ante la COVID-19, pero sin mayores incidencias, ha informado a Efe la Policía Municipal de Pamplona.

«En general ha ido bien», han señalado desde la Policía Municipal, que ha catalogado la pasada noche, la del 6 al 7 de julio, en la que tradicionalmente miles de personas se dan cita en las calles de Pamplona para celebrar el inicio de los Sanfermines, como la de «un sábado flojo».

Con el objeto de evitar aglomeraciones y garantizar el cumplimiento de la normativa sanitaria se han fijado aforos para determinados espacios del Casco Viejo y se ha establecido un dispositivo policial para garantizar su cumplimiento.

Este dispositivo tuvo que cerrar, a lo largo de la tarde y la noche del 6 de julio, el tránsito peatonal en «momentos puntuales» en las zonas de Navarrería, Jarauta, Calderería y en la parte superior de la Estafeta.

Han precisado, no obstante, que han sido «cierres muy pasajeros, se cerraba la calle, al moverse la gente se desalojaba y cuando se notaba fluidez se volvía a abrir de nuevo, sin llegar en ningún momento a ningún cierre mayor».

Respecto a los establecimientos de hostelería, han asegurado que están «satisfechos», puesto que ha ido «en general, muy bien», y tan solo un local ha sido denunciado por estar abierto fuera de horario.