Brexit: un acuerdo entre la UE y el Reino Unido que nunca llega


Las conversaciones para llegar a un acuerdo entre la UE y el Reino Unido siguen estancadas. Los británicos deben abandonar el mercado único y la unión aduanera en 5 meses, pero la forma de llevarlo a cabo se ha convertido en un encaje de bolillos en el que cada parte culpa a la otra de no poder avanzar.

“El oportunismo de los británicos ha sido uno de los puntos más exasperantes de estas negociaciones. Creo que a Michel Barnier le hubiera gustado empezar las negociaciones hace cuatro años, con una visión clara de lo que los británicos querían”, analiza Pierre Benazet, corresponsal en Bélgica de RFI.

El Reino Unido insiste en que quiere un trato. Pero la decisión puede llevar algún tiempo.

“Sigue habiendo frustración en el hecho de que el Gobierno de Boris Johnson percibe a la UE como una especia de abusona, que manda y que dice cómo hay que hacer las cosas. Un asunto que será muy difícil de digerir por parte del Reino Unido”, comenta Joey Jones, exasesor de la ex Primera Ministra del Reino Unido, Theresa May.

Un Brexit sin acuerdo interrumpiría el comercio de bienes entre el Reino Unido y la Unión Europea, incluidos los aranceles sobre las principales exportaciones, como los automóviles y la agricultura, por no mencionar las agrias consecuencias políticas. Pero algunos miembros del partido conservador británico preferirían no llegar a un acuerdo, de modo que el Reino Unido sería libre de establecer todas sus propias reglas en torno a las normas de producción, incluidos el medio ambiente, el trabajo y los impuestos.

“Hay una paradoja en todo esto: muchos de esos diputados parecen estar bastante relajados con la idea de que las negociaciones se rompan y el Reino Unido se encuentre en la situación de la Organización Mundial del Comercio. Y sin embargo, podrían perder a sus electores, algo que se haría notar muy profundamente en otras partes del país. Por ahora es una paradoja que no se ha agudizado”.

Mientras tanto, en Europa, y en particular para Francia, la salida del Reino Unido del bloque comunitario es un tanto dolorosa.

“Creo que para los franceses es muy doloroso, aunque digan lo contrario, que Gran Bretaña se aleje de Europa porque para los franceses Europa es el único camino a seguir”, declara Pierre Benazet, corresponsal en Bélgica de RFI.