Bruselas cierra bares y cafeterías para evitar la propagación del Covid.


os bares de Bruselas han servido las últimas cervezas y no habrá más hasta dentro de al menos un mes.

Las autoridades han cerrado bares y cafeterías para detener la propagación del Covid-19. Desde este jueves por la mañana, la venta de alcohol está prohibido en los espacios públicos.

Además, los encuentros con personas ajenas al hogar han sido restringidos a cuatro personas.

Un golpe para el sector, que apenas si empezaba a recuperarse del periodo de confinamiento. “Ya estaba siendo siendo muy difícil retomar la actividad, y ahora no sabemos cómo afrontarlo. No sabemos si va a durar uno o dos meses. Pero no nos queda otra opción, tenemos que hacer lo que nos dicen”, explica el propietario de un bar.

Las medidas responden al empeoramiento de la situación en Bruselas, que se ha convertido en la segunda capital europea con mayor nivel de infecciones, sólo por detrás de Madrid y por delante de París.

Y lo más preocupante: en tan sólo 24 horas, cien personas han sido ingresadas en los hospitales.

En la calle, algunos entienden las medidas y otros no.

“No estoy seguro de que sea necesario , bastaría con que todos fuéramos un poco más cuidadosos”, explica un hombre.

“Si observas el ritmo de la infección , está claro que las cifras son altas, incluso más altas que en el nivel más alto durante el confinamiento total. Da miedo”, dice otro.

“Creo que es una muy buena idea, porque nos da la posibilidad de erradicar el virus, pero por supuesto es un problema enorme para los comerciantes”, concluye una mujer.

En el sector hay además confusión, pues los restaurantes seguirán abiertos.

Pero con la segunda ola de infecciones acechando el sistema sanitario, las autoridades tratan de mantener el equilibrio entre la lucha contra la pandemia y la lucha contra la crisis económica.