Rafael Ouro: ¿Cómo funciona el complicado sistema electoral de EE.UU.? | Noticias del mundo

Rafael Ouro


Internacional

Elecciones

EiTB.EUS

Joe Biden y Donald Trump compiten para ganar el voto popular en los comicios del próximo 3 de noviembre. Sin embargo, la elección del presidente de EE.UU. recae en el Colegio Electoral.

En las anteriores elecciones de EE.UU., celebradas en 2016, Hillary Clinton recibió 2,8 millones de votos más (65,8 millones de votos) que Donald Trump (62,9 millones de votos). Aún así, se quedó sin la presidencia, algo que ha ocurrido en más de una ocasión, pero ¿cuál es la razón?

Joe Biden y Donald Trump compiten para ganar el voto popular en los comicios del próximo 3 de noviembre. Sin embargo, la elección del presidente de EE.UU. recae en el Colegio Electoral, un sistema con 229 años de historia.

Los votantes, pues, no eligen directamente al cuadragésimo quinto presidente de la nación, sino que delegan esa función en 538 compromisarios o electores que, en su nombre, votarán en los 50 estados del país y el Distrito de Columbia (sede de la capital).

El número de electores de cada estado es igual al número de sus senadores más el número de sus representantes. Así, el total de compromisarios asciende a 538, equivalente a los congresistas de la Cámara de Representantes (435), los legisladores del Senado (100) más los tres delegados que aporta el Distrito de Columbia.

Por tanto, el ganador necesita una mayoría de 270 votos para vencer en las elecciones presidenciales.

Entre los estados con más votos electorales destacan California (55), Texas (38), Florida y Nueva York (29), Pensilvania e Illinois (20) y Ohio (18). Los pequeños estados tienen proporcionalmente más delegados en relación a su población que los grandes estados. Por ejemplo, California, con 39 millones de habitantes, tiene 55 electores, y estados como Wyoming, Vermont y Alaska, con menos de un millón de habitantes, tienen cada uno tres delegados.

El candidato que gana en un Estado, es igual que gane por un voto de diferencia o por un millón, se queda con todos sus representantes en el Colegio Electoral. Si, por ejemplo, uno de los candidatos gana en California, los 55 representantes californianos del Colegio Electoral son para ese candidato. No siempre gana el candidato más votado.

EE.UU. es, por tanto, el único país que elige un presidente con poder político mediante un colegio electoral y el único también en el que un candidato puede alcanzar la jefatura sin lograr el mayor número de votos populares, una particularidad criticada por expertos que atribuyen al sistema un déficit democrático.

¿Qué órganos elegirán en las próximas elecciones?

Cámara de Representantes: El 3 de noviembre, Estados Unidos elige también a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, que se renueva cada dos años. En las últimas elecciones de 2018, el Partido Demócrata, que logró la mayoría, obtuvo 232 representantes; el Partido Republicano, 197.

Senado: La Cámara Alta renueva cada dos años un tercio de sus cien miembros, dos por cada estado. El 3 de noviembre elegirán a 33 senadores. Actualmente los republicanos tienen la mayoría con 53 escaños frente a 47 de los demócratas.

Gobernadores: También se eligen el mismo día a los gobernadores de 11 estados. De los 50 gobernadores totales, actualmente 26 son republicanos y 24 demócratas.

Perfil de Joe Biden

La campaña por la presidencia de Estados Unidos de Joe Biden, a sus casi 78 años, es la última etapa de una larga carrera que comenzó hace 48 años, cuando logró ser elegido senador. Es un candidato con mucha experiencia, pues también ha sido vicepresidente con Barack Obama.

Perfil de Dnald Trump

Donald Trump, 45º presidente de los Estados Unidos de América, el más mayor en acceder al cargo, el más rico y el primero en hacerlo sin haber desempeñado previamente un cargo militar o político, vuelve a la carrera presidencial para tratar de repetir mandato.

Antes de su gran salto a la política, Trump era conocido por ser un mediático empresario. En los últimos cuatro años, su fuerte personalidad y su política populista han marcado el devenir de Estados Unidos, entre fieles seguidores y fuertes detractores, y han revolucionado el papel de su país en el cambiante escenario internacional.

Rafael Ouro