Paz Vega y Raúl Arévalo comienzan a rodar ‘El lodo’ en Valencia


El nuevo largometraje de suspense ‘El lodo’, protagonizado por Paz Vega y Raúl Arévalo, comienza este lunes su rodaje en Valencia de la mano del director Iñaki Sánchez Arrieta y de la productora valenciana Sunrise Picture. Con un elenco que se completa con Joaquin Climent, Roberto Álamo y Susi Sánchez, este «thriller» sitúa su acción en una población anónima de la costa mediterránea y se va a rodar en las poblaciones del entorno del parque natural de L’Albufera, ha informado la productora en un comunicado.

En coproducción con El Lodo la película A.I.E., la producción asociada de Vertice Cine, la participación de À Punt Media y las ayudas del Institut Valenciá de Cultura, la película también cuenta con la participación de Film Factory Entertainment y Elipsis Capital.

La película fue presentada en la pasada edición del Festival de San Sebastián y además de participar en la película, Vértice será la encargada de distribuir la película en las salas españolas en 2021.

L’Albufera de Valencia ayudará a crear ese ambiente ideal para envolver la historia y en las pequeñas poblaciones del entorno del parque Natural, donde se rodará íntegramente y cuyo paisaje ofrece una gran experiencia sensorial, se podrá sentir la sensación de soledad y aislamiento de los personajes, una zona que con sus paisajes nos ofrece una gran experiencia sensorial.

Se trata de un proyecto, con la base de un sólido guion creado también por el propio director, que ha sido construido en torno a personajes altamente definidos, entre los que también está la niña alicantina Daniela Casas.

Es el segundo largometraje como director del cineasta valenciano Iñaki Sánchez Arrieta, que debutó en 2019 con «ZerØ» después de haber realizado ocho cortos y haber trabajado como ayudante de dirección en películas de Belén Macías, Benito Zambrano, José Luis García Sánchez, Sigfrid Monleón, Vicente Villanueva o Miguel Ángel Vivas.

La historia se desarrolla en un ambiente en el que una fuerte sequía castiga las vastas extensiones de arrozales en el Levante español. Ricardo, un prestigioso biólogo, después de viajar por todo el mundo, tiene la oportunidad de volver a sus raíces para cumplir la misión de proteger el paraje natural donde vivía de niño, pero las medidas que debe tomar le enfrentarán radicalmente a los lugareños, que ven atacada su forma de vida y subsistencia, con consecuencias inesperadas.